Bienvenidos a todos aquellos que saben vivir la vida y discfrutar de los placeres máximos de ella.

Wednesday, June 01, 2005

EL BOOM DEL HABANO

El boom empezó hace 4 años. En los countries, los cigarros tienen mucha aceptación. La consigna es fumarlos en un clima de tranquilidad.
Para algunos es una moda pasajera, como tantas otras; para otros, es tan sólo un hobby. Mientras muchos aseguran que es una tradición que se hereda de padres a hijos, lo cierto es que el fumar habanos o “puros”, como comúnmente se los conoce, es un hábito que día a día va cosechando nuevos adeptos.
Lo que sí es indiscutible. Es que esta práctica, a diferencia del cigarrillo, requiere de un ambiente especial y a la vez, invita al placer, siendo una excelente aliada de un buen cognac y de la lectura de un buen libro.
Si bien este tipo de cigarros lleva más de un siglo de existencia, podría decirse que la moda se reimplantó con fuerza hace unos cuatro años, cuando figuras como Bill Clinton, Jack Nicholson o las actrices Andrea Tenuta y Andrea del Boca, o figuras como Juan Leyrado, Mariano Grondona o el Gato Dumas, se dejaran ver en público con sus grandes cigarros. Este resurgir del habano trajo aparejado que en La Habana se incrementara la producción de puros, llegando este año a superar los 180 millones de unidades. La marca Cohiba, popularizada por su principal fundador, Fidel Castro, es tan sólo una de las treinta y nueve marcas que se fabrican en Cuba. Montecristo, Partagás o Romeo y Julieta son las más populares.

El hábito de fumar habanos no pasa sólo por elegirlos, encenderlos y disfrutarlos. Existen muchos factores a tener en cuenta a la hora de iniciarse en el mismo. Por un lado, es importante saber que los cigarros están formados por cinco hojas, que combinadas dan el aroma, la calidad del tiraje y el cuerpo del mismo. Otro elemento a tener en cuenta a la hora de elegir qué cigarro comprar es su envoltorio. Las mejores marcas presentan sus productos en cajas de cedro, por lo general de 25 unidades. También podemos encontrar cigarros presentados en forma individual, envueltos en tubos de metal o de cartón.
Dos factores que tienen muy en cuenta los “fanáticos” cultores de los puros, son la temperatura y la humedad ambiente. Lo más recomendable es que los cigarros estén conservados, hasta el momento de ser fumados, en un ambiente que tenga entre 16° y 18° y una humedad relativa de entre 65 y 70%.

0 Comments:

Post a Comment

<< Home

 

imagen